Anemia de Cooley – Causas y tratamiento

Anemia cooley

¿Qué es la anemia de Cooley?

También se le conoce como talasemia y es una alteración genética en la que el nivel de hemoglobina en la sangre es notablemente más bajo de lo normal. La cantidad de glóbulos rojos presentes también suele reducirse lo que dificulta que el cuerpo transporte el oxígeno a través del torrente sanguíneo y a los diversos órganos. Los pacientes afectados por este tipo de anemia experimentarán una serie de síntomas que pueden afectar seriamente la calidad de vida.

Causas

Existen varias causas especulativas de la anemia de cooley debatida entre los profesionales de la salud. La mayoría está de acuerdo en que esta condición particular es de naturaleza hereditaria y se transmite de una generación a otra.

La anemia de cooley ocurre cuando persiste una falla en el gen que contribuye a mantener estables la producción de las proteínas globina alfa y globina beta.

Tipos de anemias de cooley

Talasemia alfa

Ocurre cuando los genes que se vinculan con la proteina alfa han sufrido un cambio en su estructura genética o han mutado.

Talasemia beta

Es provocada por genes defectuosos o faltantes y que ocasionan daño a la cadena beta. Por lo general este tipo de anemia ocurre en individuos de procedencia mediterránea. Tiene una menor incidencia en personas de medio oriente y origen africana.

También te puede interesar: Tratamiento para la anemia

Síntomas

Los síntomas de la anemia de cooley pueden variar de relativamente leves a severos. Hay varios síntomas que pueden aparecer en algún momento durante la vida del paciente. La fatiga y la falta de aliento son dos de los síntomas más comunes; también es probable que se presente palidez con posibles  signos de ictericia.

Un individuo que padece de anemia de cooley suele estar mucho más sujeto a periodos de irritabilidad que otros. Junto con la irritabilidad también existe la posibilidad de dolores de cabeza más frecuentes y apnea del sueño. Otro de los síntomas es que el crecimiento generalmente se ve obstaculizado notablemente y la orina suele estar nublada y más oscura de lo norma.

Tratamiento

 Dependiendo de la gravedad de la afección el tratamiento médico para la anemia de cooley puede no ser necesario los casos leves a menudo se pueden abordar con soluciones como comer una dieta saludable que contenga cantidades adecuadas de vitamina de calcio y zinc.

La ingesta de hierro debe ser limitada se pueden agregar otras vitaminas clave como varias vitaminas de grande para ayudar a aumentar los niveles de energía. Un médico calificado puede ayudarlo a diseñar un plan de dieta que proporcione una nutrición adecuada y al mismo tiempo alivia el dolor y las molestias asociadas con la enfermedad.

En casos más avanzados la única solución puede ser transfusiones de sangre de forma recurrente. La introducción de sangre fresca en el cuerpo puede ayudar a aumentar la cantidad del globo los rojos presentes y el nivel de hemoglobina en el torrente sanguíneo.

Las transfusiones pueden ayudar a minimizarla fatiga y mejorar el color de la piel y el estado de ánimo en general y también disminuir las posibilidades de malformaciones adicionales de la estructura esquelética.

Prevención

Por tratarse de una condición hereditaria la anemia de cooley no se puede prevenir cuando se es portador del gen causante de este mal. Sin embargo existe una técnica de laboratorio que permite extraer los óvulos y fecundarlos con espermas. Posteriormente se inspeccionan los embriones para identificar si existen genes anormales, finalmente se insertan en el útero sólo los que sean sanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *