Las 14 enfermedades autoinmunes más comunes

Enfermedades autoinmunes

¿Qué es una enfermedad autoinmune?

Las enfermedades autoinmunes son una condición en la que el sistema inmunitario ataca al cuerpo. El sistema inmunológico normalmente se protege de bacterias y virus. Cuando detecta a estos extraños intrusos, envía un ejército de aviones de combate para atacarlos.

El sistema inmunitario normalmente puede distinguir las células extrañas de sus propias células. En una enfermedad autoinmune, el sistema inmunitario confunde una parte del cuerpo, como una articulación o la piel, con un cuerpo extraño. Libera proteínas llamadas autoanticuerpos que atacan a las células sanas.

Algunas enfermedades autoinmunes se dirigen a un solo órgano. La diabetes tipo 1 puede dañar el páncreas. Otras enfermedades, como el lupus eritematoso sistémico (LES), afectan a todo el cuerpo.

¿Por qué ataca el sistema inmunitario al organismo?

Los médicos no saben exactamente qué hace que el sistema inmunitario falle. Sin embargo, algunas personas son más propensas a las enfermedades autoinmunes que otras. Según un estudio de 2014, las mujeres tienen aproximadamente 2 a 1 más probabilidades de desarrollar una enfermedad autoinmune que los hombres: 6,4 por ciento para las mujeres y 2,7 ​​por ciento para los hombres. La enfermedad suele comenzar durante los años reproductivos (entre los 15 y los 44 años).

Algunas enfermedades autoinmunes son más comunes en ciertos grupos étnicos. Por ejemplo, el lupus afecta más a los afroamericanos e hispanos que a los blancos. En otras enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple y el lupus, se heredan. No todos los miembros de la familia necesariamente tienen la misma enfermedad, pero heredan una susceptibilidad a la enfermedad autoinmune.

También te puede interesar: Cómo eliminar las piedras en el riñón

A medida que aumenta la incidencia de enfermedades autoinmunes, los investigadores sospechan que también pueden estar involucrados factores ambientales como infecciones y exposición a productos químicos o solventes. Una «dieta occidental» es otro factor de riesgo que puede contribuir a la enfermedad autoinmune.

Se cree que comer alimentos con un alto contenido de grasa y azúcar y muy procesados ​​está relacionado con la inflamación, lo que puede desencadenar una respuesta inmunitaria. Pero esto no ha sido confirmado. En pocas palabras: los investigadores no saben exactamente qué causa la enfermedad autoinmune.

La genética, la dieta, la infección y la exposición química pueden estar involucradas. Su riesgo de contraer COVID-19 puede ser mayor cuando su sistema inmunitario está debilitado. Si tiene síntomas, es importante hacerse la prueba lo antes posible.

Diabetes tipo 1

El páncreas produce la hormona insulina, que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. En la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico ataca y destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Un nivel alto de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos y los órganos, incluidos el corazón, los riñones, los ojos y los nervios.

Artritis reumatoide (AR)

En la artritis reumatoide (AR), el sistema inmunitario ataca las articulaciones. Este ataque puede causar enrojecimiento, calor, dolor y rigidez en la articulación. A diferencia de la osteoartritis, que tiende a afectar a las personas a medida que envejecen, la artritis reumatoide puede comenzar tan pronto como a los 30 años.

Psoriasis/artritis psoriásica

Las células de la piel crecen y se desprenden cuando ya no son necesarias. La psoriasis hace que las células de la piel se multipliquen demasiado rápido. Las células sobrantes se acumulan y forman manchas rojas e inflamadas, normalmente con escamas de color blanco plateado en la piel clara. En las pieles más oscuras, la psoriasis puede tener un aspecto violáceo o marrón oscuro con escamas grises. Hasta el 30% de los enfermos de psoriasis desarrollan también hinchazón, rigidez y dolor en las articulaciones. Esta forma de la enfermedad se llama artritis psoriásica.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) daña la vaina de mielina, la capa protectora que rodea las células nerviosas del sistema nervioso central. Los daños en la vaina de mielina reducen la velocidad de transmisión de los mensajes entre el cerebro y la médula espinal hacia y desde el resto del cuerpo. Este daño puede provocar entumecimiento, debilidad, problemas de equilibrio y dificultades para caminar. La enfermedad se presenta en varias formas que progresan a diferentes ritmos.

Según un estudio de 2012Trusted Source, alrededor del 50% de las personas con EM necesitan ayuda para caminar en los 15 años siguientes al inicio de la enfermedad.

Lupus eritematoso sistémico (LES)

En el siglo 19 los médicos descubrieron que el lupus como una enfermedad de la piel por la erupción que suele producir, la forma sistémica, que es la más común, tiene efecto sobre difrentes órganos, como las articulaciones, los riñones, el cerebro y el corazón. El dolor articular, la fatiga y las erupciones cutáneas son algunos de los síntomas más comunes.

Enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad produce condiciones que causan hinchazón en el recubrimiento de la parte superficial del intestino. Cada tipo de EII afecta a una parte diferente del tracto gastrointestinal.
– La enfermedad de Crohn puede inflamar cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano.
– La colitis ulcerosa afecta sólo al revestimiento del intestino grueso (colon) y del recto.

Enfermedad de Addison

En esta afección se ven afectadas las glándulas suprarrenales, que producen las hormonas cortisol y aldosterona, también se ven perjudicadas las andrógenas. Una deficiencia de cortisol puede tener efectos perjudiciales en la forma en que se agrupan los carbohidratos en el cuerpo. Una disminución de aldosterona ocasiona una pérdida de sodio, por otro lado ocasiona un incremento de potasio en el torrente sanguíneo. Los efectos que se produce se encuentran la debilidad, fatiga, pérdida de peso y bajo nivel de azúcar en la sangre.

Enfermedad de Graves

Esta enfermedad ocasiona daños a la glándula tiroidea del cuello, ocasionando una subida de sus hormonas. Estas hormonas mantienen un equilibrio en la energía en el cuerpo, conocido como metabolismo. Un incremento de estas hormonas producen reacciones rápidas cuerpo, lo que provoca nerviosismo, latidos rápidos del corazón, intolerancia al calor y pérdida de peso.

Otra de las características de esta enfermedad son los ojos saltones, llamados exoftalmos. Esto puede suceder como parte de la oftalmopatía de Graves, y que suele suceder alrededor del 30% de las personas afectadas, según un estudio de 1993-

Síndrome de Sjögren

Esta enfermedad ataca las glándulas que proporcionan lubricación a los ojos y la boca. Los síntomas característicos del síndrome de Sjögren son la sequedad ocular y bucal, pero también puede afectar a las articulaciones o a la piel.

Tiroiditis de Hashimoto

En la tiroiditis de Hashimoto, la producción de hormonas tiroideas se ralentiza hasta llegar a una deficiencia. Los síntomas incluyen el aumento de peso, la sensibilidad al frío, la fatiga, la pérdida de cabello y la inflamación de la tiroides (bocio).

Miastenia grave

La miastenia gravis afecta a los impulsos nerviosos que ayudan al cerebro a controlar los músculos. Cuando la comunicación de los nervios a los músculos está alterada, las señales no pueden dirigir a los músculos para que se contraigan. El síntoma más común es la debilidad muscular, que empeora con la actividad y mejora con el descanso. Los músculos que controlan los movimientos de los ojos, la apertura de los párpados, la deglución y los movimientos faciales suelen estar afectados.

Vasculitis autoinmune

La vasculitis autoinmune se produce cuando el sistema inmunitario ataca los vasos sanguíneos. La inflamación resultante estrecha las arterias y las venas, permitiendo que fluya menos sangre a través de ellas.

Anemia perniciosa

Esta enfermedad provoca una deficiencia de una proteína fabricada por las células de revestimiento del estómago, que es un factor intrínseco necesario para que el intestino delgado absorba la vitamina B12 de los alimentos. Sin una cantidad suficiente de esta vitamina, se desarrollará una anemia y se alterará la capacidad del organismo para la correcta síntesis del ADN.

La anemia perniciosa es más común en los adultos mayores. Según un estudio de 2012, afecta al 0,1% de las personas en general, pero a casi el 2% de los mayores de 60 años.

La enfermedad celíaca

Las personas con enfermedad celíaca no pueden comer alimentos que contengan gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y otros productos de grano. Cuando el gluten está en el intestino delgado, el sistema inmunitario ataca esta parte del tracto gastrointestinal y causa inflamación.

Un estudio de 2015 Trusted Source señaló que la enfermedad celíaca afecta a alrededor del 1% de las personas en los Estados Unidos. Muchas personas han reportado sensibilidad al gluten, que no es una enfermedad autoinmune pero puede tener síntomas similares como diarrea y dolor abdominal.

Síntomas de las enfermedades autoinmunes
Los primeros síntomas de muchas enfermedades autoinmunes son muy similares, como por ejemplo
– fatiga
– músculos doloridos
– hinchazón y enrojecimiento
– fiebre baja
– problemas de concentración
– entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies
– pérdida de cabello
– erupciones cutáneas

Pruebas que diagnostican las enfermedades autoinmunes

Actualmente no existe una prueba que detecte todas las enfermedades autoinmunes. Un especialista realizará pruebas, examinará los síntomas y realizará una exploración física para llegar a un diagnóstico. Los investigadores normalmente utilizan pruebas de anticuerpos antinucleares (ANA) cuando los síntomas sugieren una enfermedad autoinmune.

¿Cómo se tratan las enfermedades autoinmunes?

No existe un tratamiento eficaz para tratar este tipo de enfermedades, pero pueden controlar la respuesta inmunitaria hiperactiva y bajar la inflamación o, al menos, reducir el dolor y la inflamación. Los medicamentos utilizados aliviar los síntomas son:
– antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Motrin, Advil) y el naproxeno (Naprosyn)
– medicamentos inmunosupresores

También existen aquellos para aliviar síntomas como el dolor, la hinchazón, la fatiga y las erupciones cutáneas.
Tener una dieta  y realizar ejercicios periódicamente también puede ayudarle a sentirse mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *