Síntomas de meningitis

Síntomas de meningitis

¿Qué es la meningitis?

La meningitis se presenta como una infección muy grave de las membranas conocidas como meninges. Las meninges son unas capas que recubren nuestro cerebro y médula espinal y esto puede llegar a infectarse causando inflamación por diferentes agentes. Los principales patógenos causantes de la meningitis son los virus, pero también  están las bacterias, los hongos y muy inusual los parásitos.

La inflamación causa una serie de síntomas en el paciente y si no se trata adecuadamente puede llevarlo a la muerte. La forma más común de infectarse es a través de gotitas respiratorias. Normalmente estos virus y bacterias pueden estar viviendo normalmente en nuestras fosas nasales o en la boca y algunos de ellos se tornan virulentos, de manera que una persona infectada puede transmitir la enfermedad a través de estornudo y  tos.

La meningitis no es una gripe común, pero si se transmite de la misma forma. Por lo tanto es importante que si una persona está enferma de gripe lo más recomendable es que utilice el tapabocas, que no asista donde hayan muchas personas, evitar dar besos a los niños o estar cerca de personas vulnerables para evitar diseminar la enfermedad.

Síntomas de la meningitis

Es importante aclarar que la meningitis en bebés es más común. En ellos se presentan ciertos síntomas que la mamá debe estar pendiente y que son señales de alarma. En el recién nacido por ejemplo se pueden presentar algunos síntomas de visibles que pudieran indicar infección por meningitis como por ejemplo el bebé deja de amamantarse en el seno de la madre, lo rechaza, también que duerme mucho y no se despierta para comer o que está muy irritable, es decir que llora todo el día que no se consuela o que tiene algún movimiento anormal bien sea de su rostro, en una sacudida de alguna manita.

En una persona mayor se presenta el dolor de cabeza muy fuerte, fiebre alta, el vómito, la persona se torna somnoliento, empieza a dormir y no despertarse.

Normalmente uno adquiere estos agentes patógenos a través de las fosas nasales de la garganta, de ahí si la bacterias es virulenta, es decir es muy agresiva es capaz de sobrepasar nuestras defensas y llegar a la sangre, al torrente sanguíneo. A través de los vasos sanguíneos va a llegar hasta las membranas que recubren el cerebro que son básicamente la duramadre aracnoide. Ahí se encuentra una barrera que se llama la barrera hematoencefálica que es otro mecanismo de defensa, pero si la bacteria es muy agresiva pues es capaz de atravesar esa barrera y producir una inflamación.

También te puede interesar: La tuberculosis

Cuando se inflama la cabeza, producto de la meningitis se aumenta la presión contra el cráneo y eso es lo que causa la manifestación y si no se trata rápidamente puede ocasionar la muerte o dejar secuelas como sordera, ceguera.

Tipos de meningitis

Bacteriana

De los tipos de meningitis la bacteriana es la más peligro y existen dos agentes patógenos que la causan: el neumococo y el meningococo. La tasa de letalidad de aquellos que desarrollan la enfermedad por meningococo es alrededor del 10 al 15 porciento. En cambio la meningitis causada por el neumococo la tasa de letalidad es de aproximadamente del 30 porciento. 

Viral

Se le conoce como meningoencefalitis viral y se caracteriza por la presencia de fiebre, dolores de cabeza intensos, rigidez de nuca por lo que el paciente no puede doblar bien el cuello.

Tratamiento 

Una vez que se logra diagnosticar la meningitis, es necesario trasladar al paciente de manera inmediata a urgencias para que sea valorado por el especialista. El se encargará de la evaluación donde se realiza una serie de exámenes, se tomará una muestra del líquido que circula por las por las meninges y con esto es especialista dará su diagnóstico.

En caso que resulte positivo por meningitis se iniciará inmediatamente el uso de antibióticos. Lo más importante, ante todo, para evitar contraer esta enfermedad es prevenirla mediante el uso de las vacunas. Para las bacterias más comunes están las vacunas contra el neumococo, el meningococo y la Haemophilus influenzae.

Prevención

Si hay alguien que está diagnosticado de meningitis en un hospital, este se debe aislar de 24 a 48 horas mientras recibe las primeras dosis de antibióticos. En el caso de las bacterias meningococo y Haemophilus influenzae se debe suministrar un antibiótico preventivo a las personas que han estado en contacto cercano con el paciente. Generalmente en la casa se debe recibir un antibiótico por uno o dos días para evitar que se infecten los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *