Herpes genital: Síntomas y tratamiento

Tratamiento para el herpes genital

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una afección que se transmite por el contacto sexual y es originada por el virus del herpes simple (VHS). Posterior la infección, el agente patógeno permanece activo en el organismo y puede activarse muchas veces al año.

El herpes genital puede dar origen  al dolor, picor y llagas en el área de los genitales. No obstante, es probable que no se den síntomas. En caso que se confirme la infección en una persona, esta puede trasmitir la enfermedad a otra persona sana sin importar que haya llagas visibles. 

No existe tratamiento contra el herpes genital, pero existen fármacos que pueden apaciguar los síntomas y disminuir el riesgo de infectar a otras personas. Los preservativos son una manera de evitar la infección por herpes genital.

Síntomas del herpes genital

Gran parte de los pacientes con esta enfermedad desconocen que son portadores del virus. Algunas de ellas inclusive no muestran síntomas y si los presenta son muy leves.

Los síntomas empiezan a mostrarse a partir de los primeros 12 días luego de estar expuestas al virus. Los principales síntomas que se presentan en pacientes infectados incluyen:

– Dolor o picor. Se presentan dolores y sensibilidad en la zona del aparato del aparato reproductor.

– Pequeñas ronchas de color rojo en forma ampollas blancas. Estas se manifiestan en unos pocos días inclusive hasta semanas después de la infección.

– Úlceras. Aparece una vez que las ampollas explosionan y rezuman o sangran. Las llagas ocasionan molestias al orinar.

– Costras. En la epidermis se formarán costras una vez que las úlceras sanen. En la fase inicial, pueden manifestarse signos de gripe, hinchazón de los ganglios linfáticos de la ingle, dolor de cabeza, dolores musculares y fiebre.

También te puede interesar: Las 14 enfermedades autoinmunes más comunes

Diferencias en la localización de los síntomas

Las llagas suelen manifestarse en el área por donde ingreso el virus. La infección puede trasmitirse por contacto con las zonas afectadas, rozando otra zona del cuerpo, y también con los ojos.

Los hombres y las mujeres pueden presentar llagas en:
– Nalgas y muslos
– El ano
– La boca
– La uretra (el conducto que permite que la orina salga de la vejiga al exterior)
Las mujeres también pueden desarrollar llagas en o sobre:
– Zona vaginal
– Los genitales externos
– Cérvix

Los hombres también pueden mostrar llagas en o sobre:
– Pene
– Escroto

El herpes genital se desarrolla con síntomas muy diferentes en cada paciente. Los signos pueden repetirse, de manera persistente por varios años. No obstante para otro grupos de personas los brotes se presentarán con menos frecuencia en el transcurso del tiempo.

Momentos antes que se manifiesten las llagas, se presentarán algunas afectaciones como:
– Molestias, hormigueo y picazón en la zona afectada.
– Dolores en la espalda inferior, pompis y piernas.

Sin embargo, las molestias llegan a ser menos dolorosas que el brote principal, y las llagas se curan rápidamente.

Causas del herpes genital

Según el área o zona donde produzca el Herpes existen dos tipos de infecciones por el virus del herpes simple:

– VHS-1. Se le conoce como herpes labial, ya que afecta la zona de los labios con la formación de ampollas. El VHS-1 se adquiere por roce de piel a piel, pero también puede trasmitirse al área de los genitales durante el coito oral.

– VHS-2. Se caracteriza por afectar la zona de los genitales. El virus se disemina por medio del acto sexual y del roce piel con piel. El VHS-2 es común y con alto grado de infección a través de las llagas.

Es relativamente difícil adquirir el herpes a través del contacto con inodoros, toallas u otros objetos, puesto que el virus mueres luego de estar expuesto al aire.

Factores de riesgo

La infección por herpes es mayor si usted:
– Es mujer. Las mujeres tienen mayor predisposición de adquirir el virus que los varones. El virus se disemina más fácilmente de hombres a mujeres que de mujeres a hombres.
– Posee distintas parejas sexuales. El tener relaciones con muchas personas incrementa el riesgo de infección por herpes genital.

Complicaciones del herpes genital

Entre las complicaciones en torno al herpes genital pueden presentarse:

– Otras enfermedades de transmisión sexual. Presentar heridas en el aparato reproductor incrementa el riesgo de contraer otras afecciones de transmisión sexual, incluido el SIDA.

– Infección del recién nacido. Los recien nacidos presentan alto riesgo de infección si las madres son portadoras del virus. Esto podría ocasionar daños en el cerebro, pérdida de la visión o inclusive el fallecimiento del bebé.

– Problemas de vejiga. En ciertos casos, las heridas vinculadas al herpes suelen ocasionar hinchazon en la zona del donde se transporta la orina desde la vejiga al exterior (uretra). La hinchazón podría obstruir la uretra durante varios días,  por lo que se tiene que insertar un catéter para evacuar la orina de la vejiga.

– Meningitis. Pocas veces, la afectación por VHS ocasiona hinchazón de las membranas y el líquido cefalorraquídeo que bordean el cerebro y la médula espinal.

– Hinchazón del recto (proctitis). El herpes genital podría ocasionar la hinchazón del revestimiento de la zona rectal, principalmente en hombres que sostienen relaciones sexuales con otros hombres.

¿Cómo evitar el herpes genital?

Las medidas para evitar el herpes genital son las mismas que se recomiendas en otras infecciones de transmisión sexual: Evitando las relaciones sexuales o tener contacto sexual con una única persona que no presente la enfermedad. Si no lo hace, puede:
– Hacer uso de preservativos de látex siempre que se tenga relaciones sexuales.
– Evitar tener contacto sexual con personas que visiblemente presenten los síntomas de una enfermedad de transmisión sexual.

Precauciones en caso de embarazo

En caso de que una mujer se encuentre en estado de embarazo y con la infección del herpes, se debe informar a lo inmediato al médico de confianza. Para estar seguro si es portadora o no de la se puede solicitar una prueba de detección.

Su especialista le recomendará y recetará fármacos antivirales contra el herpes al final del embarazo para tratar de que el bebé adquiera la infección. De presentarse síntomas severos a pocos días del parto, es seguro que el médico recomiende o practique una cesárea para disminuir el riesgo de infección en el  recien nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *