Tipos de hepatitis

Tipos de hepatitis

¿Qué es la hepatitis?

Es una inflamación del hígado que se produce por diferentes causas las más habituales son los virus, también esta enfermedad se puede producir por otras causas como son hepatitis autoinmunes, es decir por reacciones o inflamación de nuestro hígado, algunos productos de nuestro organismo y hepatitis tóxicas, estas se producen por consumir algún tipo de medicamento o por ingerir algún tipo de setas que son venenosas.

Existen otros tipos de hepatitis que son menos específicas y se pueden producir por ejemplo pues cuando tenemos un traumatismo o por algunas enfermedades propias del hígado o congénitas como pueden ser la Enfermedad de Wilson.

Síntomas

Ya que es una inflamación del hígado lo que vamos a notar es en primer lugar un dolor debajo de las costillas y es lo que conocemos como hipocondrio derecho. Además se van a ver afectadas, dependiendo de la gravedad de la hepatitis, las diferentes funciones que realiza nuestro hígado como son alteraciones en la secreción biliar, alteraciones en la secreción de proteínas, alteraciones en la coagulación todos estos cambios se van a ver mayor o menor mente afectados dependiendo de la gravedad y del tipo de nuestra hepatitis.

Tipos de hepatitis

Hepatitis A

Son causadas por virus y habitualmente son transitorias y no suelen producir síntomas muy graves de hecho, en algunos casos, el paciente no sabe ni siquiera que la ha tenido. Esta suele producirse por contaminación fecal de los alimentos que tomamos y pueden ocurrir en la época de la infancia o de la adolescencia.

Hepatitis B

Esta se transmite a través de las transfusiones de sangre, relaciones sexuales, durante el embarazo de madre a hijo. Otras formas de transmisión son el uso de objetos domésticos no esterilizados como cepillos, rasuradoras y herramientas de manicure. Esta patología puede cursar con un período agudo cronificarse e incluso desaparecer con el tiempo.

Hepatitis C

Al igual que la de tipo B, se transmite por también por transfusiones de sangre, el coito y de madre a hijo en el embarazo. Esta puede cronificarse y llegar a producir lo que conocemos como cirrosis hepática.

Hepatitis D

Anteriormente era conocida como Delta y es causada por un virus cuyo síntoma principal se caracteriza por la inflamación del hígado. Para su replicación requiere de la presencia del virus del tipo B (VHB). 

Hepatitis E

Al igual que la hepatitis A (VHA) se transmite por agua y alimentos contaminados, por eso es importante lavar bien las frutas y verduras y lavarse bien las manos.

Hepatitis autoinmune

Es una enfermedad crónica que se produce cuando nuestras defensas o anticuerpos atacan al hígado. Esto hace que nuestro órgano y las células hepáticas se inflamen.

También te puede interesar: Causas y tratamientos de la alopecia

La hepatitis B y C son las formas más graves; las de tipo B puede cursar con un periodo agudo y crónico e incluso desaparecer con el tiempo, pero la “C” puede cronificarse y llegar a producir lo que conocemos como cirrosis  hepática y de hecho algunos pacientes van a necesitar urgentemente de un trasplante hepático por esta cirrosis hepática mantenida en el tiempo.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hepatitis se realiza con los síntomas que tiene el paciente como dolor, se pone amarillo, tiene estas molestias, pierde un poco de peso, esas náuseas, esos vómitos y con las pruebas analíticas fundamentalmente con las pruebas de función hepática, es decir vamos a ver que nuestras transaminasas están elevadas, que hay un aumento de la bilirrubina en sangre, que hay alteraciones en la coagulación y además podemos necesitar otro tipo de pruebas como pueden ser ecografías, escáner, resonancia e incluso en algunos casos puede requerir hasta de una biopsia hepática.

Tratamiento

El tratamiento pues consiste en determinar qué tipo de hepatitis tenemos si son casos muy graves como pueden ser las de tipo alimentarias o las de tipo tóxicas donde el paciente puede tener un diagnóstico fulminante y requerir un tratamiento de la unidad de cuidados intensivos de forma exhaustiva o puede tener una hepatitis B o una de tipo A.

Cada vez más se están realizando estudios y tratamientos con antiretrovirales donde pueden determinar junto con los interferones una cronificación de esa hepatitis y un mejor tratamiento de ellas que puedan dilatar en el tiempo el paso de esta enfermedad a cirrosis y disminuir los casos de trasplante por esta afección.

A modo de resumen, esta enfermedad es producida por una inflamación del hígado que está producido por muchas causas algunas de ellas víricas que tienen un tratamiento eficaz, otras pueden cronificarse y algunas son fulminantes, tóxicas y pueden llevar a la muerte del paciente.

Esta enfermedad solamente puede ser diagnosticada por pruebas analíticas y en algunos casos pueden requerir una biopsia y tratamiento sintomático y en los casos que tienden a cronificarse con antivirales el interferón los inhibidores de la proteasa y en los casos extremos el trasplante hepático .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *