Tratamiento para la resistencia a la insulina

Tratamiento para la resistencia a la insulina

¿Qué es resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina sucede cuando exageramos de manera constante en el consumo de alimentos que contienen carbohidratos. Esto hace que las células se saturen de glucosa, se mantengan altos niveles de insulina. Mientras tanto el resto de la glucosa no absorbida por las células continúa circulando en la sangre.

Cuando esto sucede llega un momento en que las células hacen caso omiso a la insulina, por lo que la glucosa en sangre ya no es absorbida por la célula, a esto se le conoce como resistencia a la insulina. Cuando esto sucede nuestro cuerpo no puede quemar grasa, solamente podrá almacenarla, es decir no podremos bajar de peso. Es por esta razón que las personas resistentes a la insulina suben de peso fácilmente.

También te puede interesar: La diabetes

Por si fuera poco los niveles altos de ácidos grasos en sangre también hacen a las células aún más resistentes a la insulina. Si esto se repite constantemente, con el tiempo, la insulina de nuestro cuerpo deja de hacer efecto y se produce la diabetes tipo 2.

¿Qué es la insulina?

Es la hormona anabólica que genera el páncreas para poder regular altos niveles de glucosa en la sangre, sirve como la llave para abrir la puerta de entrada de nuestras células para que la glucosa ingrese y sea aprovechada como energía.

Los niveles de insulina aumentan cuando se consumen alimentos ricos en azúcares como arroz, pan, papa, pastas entre otros. Todos estos alimentos rápidamente se convierten rápidamente en glucosa en la sangre, todo esto hace que suba la insulina y las células se ponen en modo de almacenamiento

Síntomas

La mejor manera de saber si tienes o no resistencia a la insulina es a través de un diagnóstico clínico mediante un análisis de sangre. Sin embargo existen señales que el cuerpo envía para alertarnos y decirnos si tenemos o no resistencia a la insulina.

Por ejemplo si, luego de haber ingerido alimentos altos en carbohidratos como pastas, arroz y pan, te da mucho sueño y a la hora después de haber comido sientes hambre podría ser una señal que la padeces.

Otros síntomas que podría indicar que tienes esta afección es que tienes más sed de lo normal, orinas con más frecuencia de lo habitual, tienes gases, te cuesta concentrarte, sientes un cansancio fuera de lo normal, con frecuencia te sientes mareado o tienes otros síntomas como visión borrosa, temblores, escalofríos, te cuesta perder peso, pueden aparecer manchas oscuras en las axilas, codos, ingles o en el cuello. También es probable que tengas resistencia a la insulina si tus heridas demoran en sanar.

Si padeces gran parte de los síntomas antes mencionados es el momento de que vayas a tu médico para que te haga un análisis de sangre y verifiques si tienes o no tienes resistencia a la insulina.

Tratamiento

El tratamiento para la resistencia a la insulina se consigue modificando el estilo de vida y alimentación. Con esto nos referimos a que debemos a realizar ejercicios, consumir alimentos bajos en azúcares y altos en proteínas, realizar ayunos como el intermitente 16/8, eliminar el consumo de tabaco, dormir lo suficiente, etcétera.

El magnesio y sus beneficios

También es indispensable el consumo magnesio, en forma de citrato de magnesio, para ayudar a revertir la resistencia a la insulina. Este mineral es responsable de realizar aproximadamente unas 300 funciones vitales en el cuerpo humano, sin este elemento las células no podrán regenerar los receptores por lo cuales ingresa la glucosa.

Ayuno intermitente 16/8

Ayunar básicamente significa completar un período de tiempo sin ingerir alimentos, el cual debe ser continuo e ininterrumpido. Existen múltiples protocolos los que pueden variar en número de horas que se ayuna a lo largo del día o protocolos en los que no se ingiere alimentos en días completos de la semana.

Lo que sucede cuando ayunamos es que se obliga al cuerpo a utilizar las grasas como fuente de energía. Por otro lado durante las 16 horas evita la producción de hormonas que tienen un efecto anabólico sobre todo en la acumulación de grasa como la insulina. Con este tipo de dieta se busca mejorar o revertir la resistencia a la insulina ó la cantidad de lípidos en sangre.

Se ha comprobado que el ayuno intermitente ayuda aumentar la sensibilidad a la insulina en las personas con diabetes. Se llama intermitente porque consiste en dejar de comer durante 24 horas, una o dos veces por semana. Esto hace que los niveles de insulina vuelven a la normalidad.

Dieta cetogénica

Básicamente, tiene que ver con el hecho de que el cuerpo puede funcionar a base de dos tipos de combustibles. Uno de ellos es el azúcar presente en los alimentos que consumimos. Este es el principal combustible que usa principalmente la mayoría de las personas, por ejemplo cuando se consume pan, pastas, arroz, papas, etcétera: ye el otro combustible es la grasa.

La dieta cetogénica consiste en consumir alimentos bajos en carbohidratos o azúcares, de manera que el cuerpo se ve obligado a sustituirla por grasa como fuente de combustible. Por ejemplo la grasa provenientes de alimentos como huevo, carnes, mantequilla, aguacate, aceite de oliva, frutos secos, frutos secos, etcétera.

Cuando el cuerpo se queda sin azúcar el hígado convierte la grasa en unas moléculas de energía llamadas cetonas, que proporcionan energía al cerebro. Y a la dieta que permite esto se le conoce como cetogénica puesto que produce cetonas.

Ejercicios

Pero sin duda la forma más sencilla y efectiva es hacer deporte. Al hacer ejercicios intensos, como las pesas o los intervalos de alta intensidad, consumimos el glucógeno de nuestros músculos y eso nos hace sensibles a la insulina durante varias horas. Entonces sí que te puedes comer ese plato de pasta, porque te lo has ganado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *